El que busca... halla

Entradas más vistas en la última semana

Google+ Followers

Y si de humor se trata...

Cargando...

Un crucifijo para decoración


Un señor judío está buscando elementos para decorar su casa. Sale a caminar por el centro de la ciudad para ir revisando los escaparates de los más diversos negocios. De pronto se detiene ante la vidriera de una santería pues le parece que un crucifijo tendría un diseño adecuado y coincidente con uno de los espacios a remodelar. En realidad no tiene idea clara de su significado pero le atrae el aspecto y decide entrar a consultar.

Un empleado se aproxima para atenderlo.

- "¿Buen día, señor, qué deseaba?"

- "Quería saber el precio de uno de ésos" - dice mientras señala el sector de crucifijos. - "Por ejemplo ése de metal trabajado y con piedras preciosas."

- "Es el mejor que tenemos. El metal es platino y las piedras son verdaderas. Cuesta 15.000 euros."

- "¿Cuánto? No, demasiado caro. ¿Algo más sencillo?"

- "Sí. Tenemos éste de madera con la figura en bronce. Su precio es de solamente 150 euros."

-"No, no quiero gastar tanto... Y dígame, sin el trapecista, ¿cuánto vale?".

No hay comentarios:

Publicar un comentario