El que busca... halla

Entradas más vistas en la última semana

Google+ Followers

Y si de humor se trata...

Cargando...

PROBLEMA DE OÍDO

Siempre te preguntan cuando llegas a la consulta del médico la razón de tu visita, y tienes que contestar delante de otros, y a veces, es muy desagradable.

No hay nada peor que una recepcionista que te pide que le digas qué te pasa en una sala de espera con otros pacientes desconocidos.

Una vez entré a una consulta estando la sala de espera con gente, me acerqué a la recepcionista - muy poco simpática - :
- ¡¡¡ Buenos días, señorita !!!
La Recepcionista me dijo:
- Buenos días, señor, ¿por qué quiere ver al Doctor?
- Tengo un problema con mi pene, --- contesté.
Como algunos se rieron, La Recepcionista se irritó y me dijo:
- Usted no debería decir cosas como esas delante de la gente.
- ¿Por qué no? Usted me preguntó qué me pasaba y yo se lo he dicho.
La Recepcionista - sonrojada - me dijo:
- Podría haber sido más disimulado y decir por ejemplo que tenía irritado el oído, y discutir el problema con el Doctor más tarde en privado.
Y yo le contesté:
- Y Ud. no debería hacer preguntas delante de extraños, si la respuesta puede molestar.
Entonces, sonreí, salí y volví a entrar:
- ¡¡¡ Buenos días, señorita !!!
 La Recepcionista se sonrió socarronamente y me preguntó:
- ¿¿ Sí ??
- Tengo problemas con mi oído.
La Recepcionista asintió y se sonrió, viendo que había seguido su consejo… pero no pudo con su genio... y la estúpida volvió a preguntarme:
- Y… ¿qué le sucede a su oído, señor?
- Que me arde al mear.
Las risas en la sala de espera fueron de antología…

No hay comentarios:

Publicar un comentario